La Asociacion de Amigos del Patrimonio de Laredo, conocedora del fallecimiento de nuestro amigo y también asociado Vicente Patón, con quien en el curso de estos últimos años hemos mantenido una dilatada vinculación colaborativa al margen de un estrecho trato personal, compartiendo fines y objetivos comunes por todos perseguidos, queremos haceros llegar nuestro sincero dolor y pesar por tan irreparable pérdida. Junto con todos vosotros, compartimos estos momentos complejos y difíciles y confiamos que el discurrir del tiempo pueda ir abriendo la ventana que ahora se ha tornado, para insuflarnos de nuevo a tod@s ese aire de vida, clarividencia y sentido que siempre acompañó a Vicente. Un fuerte abrazo.

Muere el arquitecto Vicente Patón, paladín del patrimonio histórico madrileño

Madrid, 9 jun (EFE).- Vicente Patón, arquitecto comprometido con la defensa del patrimonio histórico, especialmente del madrileño, falleció el martes víctima de un cáncer contra el que luchó años, según ha confirmado la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio que presidía desde su creación en 2009.

Nacido en Madrid en 1948, Vicente fue el segundo hijo de un matrimonio campesino que, como tantos otros en la posguerra, tuvo que dejar su solar manchego para evitar posibles represalias.

Buen estudiante, los resultados obtenidos animaron a sus padres a permitirle seguir la carrera de arquitecto, que emprendió mediante becas en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid (ETSAM), donde fue alumno de figuras destacadas como Alejandro de la Sota, Javier Carvajal, Julio Cano Lasso, Francisco Javier Sáenz de Oíza y Andrés Perea.

Obtenida la titulación, formó estudio con sus compañeros Rafael Pina y Dolores Artigas, participando en diversos concursos con notable éxito.

Hizo edificaciones permanentes de nueva planta como el Colegio Público Bartolomé Cossío en la calle de Rafael Finat, de 1984-86, el Instituto de Bachillerato en la plaza de la Remonta, de 1987-89, y varias viviendas unifamiliares; aunque su producción más abundante correspondió al interiorismo, con diversas intervenciones en el aeropuerto de Barajas para AENA, pero -sobre todo- a la arquitectura efímera, con innumerables estands feriales para empresas y organismos.

A esos trabajos hay que sumar varias obras que señalan su temprano compromiso con el patrimonio histórico, como la restauración de las murallas de Brihuega por encargo del Ministerio de Cultura; la rehabilitación de la Escuela Superior de Canto -el antiguo Palacio Bauer- de la calle de San Bernardo para el Ministerio de Educación y Ciencia; el proyecto de reforma de la antigua Fábrica de Harinas de Alcalá de Henares para Escuela de Idiomas a cargo del Ayuntamiento alcalaíno; la restauración de las fachadas, vestíbulo y mosaicos de la Iglesia de San Manuel y San Benito de la calle de Alcalá, por encargo de la Comunidad de Madrid y la propia parroquia; y la reforma parcial y acondicionamiento del Hostal de los Reyes Católicos en Santiago de Compostela, por encargo de Paradores de Turismo.

Estas tareas las prosiguió tras formar estudio propio con su compañero vital Alberto Tellería, con el que se casó en 2006 tras legalizarse el matrimonio homosexual, y con quien proyectó un taller para artista en Aravaca, una vivienda unifamiliar adosada junto al parque del Retiro y otra vivienda unifamiliar en el municipio de Arganda, además de reformar varios pisos particulares.

Se hizo cargo además de la restauración de la iglesia parroquial de Valdeavero, sufragada por la Comunidad de Madrid; reformó para un particular una casa tradicional de pueblo en el municipio de Anchuelo; rehabilitó por encargo del Ayuntamiento de Tielmes una vivienda troglodita tradicional para convertirla en el Museo de la Casa-Cueva; y proyectó el Museo de los Caños del Peral en la estación de Ópera de Metro de Madrid.

Destaca también su faceta artística y su interés por el diseño y las nuevas tecnologías de iluminación, que le permitieron obtener en 1999 el primer premio en el concurso para un mural decorativo en la estación de Metro del aeropuerto de Barajas, donde aplicó sus conocimientos de luminotecnia para crear una pieza titulada ‘Cruce de miradas’ -cuyo boceto fue adquirido posteriormente por el Museo Municipal de Arte Contemporáneo- que requirió para su realización del empleo de 12.000 metros de fibra óptica y que ganó al año siguiente el Premio de Arquitectura del Ayuntamiento de Madrid 1999 en la sección de ‘Elementos componentes del espacio público’.

En 2006 logró de nuevo el primer premio en el concurso de ‘Ideas Ornamentales para la nueva estación de Chamartín de Metro de Madrid’ con el inmenso mural ‘Iguazú’, que combina las luces LED con la fluorescencia y las lonas estampadas para recrear una cascada luminosa.

A estos trabajos profesionales en colaboración sumó pronto otras actividades independientes, entre las que destaca su papel como socio fundador de la mítica revista ‘La Luna de Madrid’, icono de la movida madrileña, y su labor como periodista de arquitectura, que le llevó a escribir entre 1985 y 1987 una serie de artículos para el diario ‘El País’.

Son innumerables sus colaboraciones con revistas especializadas y numerosas las colaboraciones para libros diversos, entre las que destacan sus aportaciones a trabajos, catálogos e inventarios sobre patrimonio histórico.

Su interés por la investigación del patrimonio arquitectónico venía de lejos. En 1981 redactó para el Ministerio de Cultura el Inventario de Jardines Histórico-Artísticos de Andalucía, y colaboró en el Programa Piloto de Rehabilitación de la Ciudad Alta de Cuenca por encargo de la Dirección General de Arquitectura del MOPU, entre 1984 y 1985 participó en la catalogación del patrimonio rural de la Comunidad de Madrid, que serviría posteriormente de base a la obra ‘Arquitectura y Desarrollo Urbano’, que contó también con su participación y que recoge en diecisiete volúmenes editados a lo largo de veinte años la totalidad del patrimonio construido de la Comunidad de Madrid, excluida la capital.

A cambio, la ciudad de Madrid fue estudiada -de nuevo con su colaboración- en los tres tomos de ‘Arquitectura de Madrid’, editados por el COAM entre 2003 y 2006, que merecieron en dos ocasiones el galardón correspondiente de los Premios del Ayuntamiento de Madrid de Arquitectura, Urbanismo, Publicaciones y Obra Pública.

A su vez, el Ayuntamiento le encargó en 2008 un completo ‘Estudio Paisajístico y Monumental del Parque del Oeste’, que permanece inédito; y al año siguiente colaboró en una publicación sobre ‘El Antiguo Cementerio del Sitio de la Florida’, editada por el Área de las Artes municipal.

En 2010 participó en el libro Palacios de Madrid publicado por la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad madrileña, y en 2011 en el libro ‘Conde Duque. Nuevos espacios culturales en el Cuartel de las Reales Guardias de Corps’, encargado con motivo de la rehabilitación del edificio.

En este apartado de estudios históricos hay que incluir además su colaboración para el ‘Inventario informatizado de Monumentos Urbanos y Conmemorativos’ del Ayuntamiento de Madrid, y para ‘100 años de Gran Vía’, integrados en su página web oficial monumentamadrid.es, y la redacción de los contenidos biográficos y fichas arquitectónicas de la página web dedicada al arquitecto Miguel Fisac Serna por la Fundación Fisac de Ciudad Real.

Pero su compromiso con el Patrimonio Cultural no se redujo a estos trabajos de investigación, sino que se volvió activo con sucesivos cargos en el COAM, donde participó en la defensa de elementos patrimoniales de valor indiscutible como el frontón Beti-Jai o los antiguos jardines de Osuna en las Vistillas.

No es de extrañar que en 2009 fuese elegido como primer presidente de la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, que había contribuido a fundar como una federación de asociaciones que agrupa a los diversos colectivos defensores del patrimonio artístico, cultural y natural dispersos por la Comunidad madrileña.

Fue reelegido presidente de esa asociación en sucesivas asambleas por unanimidad.

Destaca también su actividad docente, que tras innumerables conferencias, mesas redondas y cursillos sobre los más variados temas de arquitectura, interiorismo, diseño y patrimonio impartidos en la ETSAM, la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense, el COAM y su Fundación Cultural, el Istituto Europeo di Design, el Ateneo, el Círculo de Bellas Artes y otros centros, culminó con su selección como profesor de la Escuela de Arquitectura de la Fundación Universitaria San Pablo-CEU, donde obtuvo en 2007 el Premio Ángel Herrera a la mejor labor docente por votación del alumnado. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *